martes, 9 de noviembre de 2010

VIH & Estigmatizacion

La discriminación y estigmatización que las personas con VIH/SIDA han sufrido en muchos países del mundo, se ha debido a la ignorancia: Temor a ser "identificado" con un "grupo" específico, temor al contagio casual de la enfermedad, y quizás también, el temor a la muerte. Ya hemos visto como el SIDA es un problema de todos nosotros, y no de "aquellos", o de "los otros". Si algún paciente tiene conductas sexuales diferentes a las nuestras, eso no debe ser razón para abandonarlo con su problema de hoy -que puede ser nuestro problema de mañana-. El temor al contagio casual también es infundado; hoy en día sabemos que no existe riesgo de contaminación a través del trato social normal con una persona con VIH/SIDA, sí éste no incluye contacto sexual íntimo, ó intercambio de lÌquidos corporales. Finalmente, la persona con VIH tiene muchos años de vida normal y productiva, antes de que los sÌntomas se manifiesten. Mas aún, avances recientes en las ciencias médicas están cambiando poco a poco el pronóstico del SIDA, en donde se ha pasado de una "supuesta condena de muerte inminente" a una enfermedad crónica que puede ser manejada médicamente. 



La promesa de la investigación científica
Esta epidemia ha servido para plantear y corregir muchos problemas de nuestra sociedad. Como alguien lo ha señalado, el SIDA ha servido para revelar lo peor, pero también lo mejor, que hay dentro de nosotros. 

Una de las áreas impactada positivamente por el SIDA es la investigación biomédica. Los mejores cerebros del mundo han contribuido a los avances extraordinarios que se han hecho en el SIDA: A tan solo dos años de haber sido descrita la enfermedad, ya se había identificado y aislado su agente causal. También se desarrollaron métodos de laboratorio que sirvieron para diagnosticar la infección en su período asintomático, conociéndose así su verdadera magnitud y distribución geográfica. Avances lentos pero seguros en el área de tratamiento, han culminado con el descubrimiento que ciertas combinaciones de medicamentos antivirales eliminan totalmente el virus de la sangre en muchos pacientes, con la esperanza (todavía no confirmada), que al cabo de algunos años se pueda erradicar el virus de las personas infectadas. 



Por otro lado, esos avances biomédicos extraordinarios, crean paralelamente retos sociales también extraordinarios; el costo de esas drogas antivirales es sumamente elevado, y debemos explorar estrategias y mecanismos que las hagan accesibles a toda persona que las necesite. Y aunque ya se este hablando de una "cura potencial" (y repito, esta todavía no la tenemos) debemos seguir enfatizando la prevención a través de la educación; esperando el día en que una vacuna segura, efectiva y accesible a todos los países sea desarrollada, lo cual todavía tomará algún tiempo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visita Mi Libreria Digital